Sílvia Pérez Cruz: “El reto está en ser valiente para hacer lo que necesitas y no lo que esperan de ti”

Con 33 años recién cumplidos y una voz que “viene de dentro, del estómago y de siempre”, Silvia Pérez Cruz se ha convertido en una de las grandes referencias musicales en nuestro país. Una rara avis que es aclamada por hipsters, clásicos, folkies y aficionados a la música de cualquier edad y condición. Saber que ha sido nº 1 en ventas en iTunes le da confianza y esperanza en que las cosas van mejorando y que los proyectos artísticos cocinados a fuego lento, empiezan a ser reconocidos como se merecen. El próximo 5 de marzo estará en el Palau de Les Arts de Valencia para presentar “Entre cuerdas”, un espectáculo de versiones arregladas de canciones populares y composiciones propias.

entrevista a silvia perez cruz

En cada concierto que haces, pones el alma con todas las consecuencias. No te da miedo no poder aguantar ese ritmo tan intenso? Silvia Pérez: El tipo de entrega que hago sobre el escenario, no me cansa ni me desgasta. Al contrario, me realimenta y me centra en mí misma. Es muy renovador. Por suerte, yo puedo hacer los conciertos que quiero. Tengo muy claro que para recuperar la energía, no puedo hacer conciertos en diario. Entonces intente respetar embargo, para descansar la voz, vivir mi vida y poder trabajar con las fechas que van saliendo. Mi actividad no es una carrera, sino una manera de vivir. He hecho y haré música toda la vida.

Sí, pero las exigencias del mercado, las discográficas … Por suerte, los contratos que tengo con la discográfica siempre están plantetjats con mucha libertad. Nadie me reclama nada. Todo lo que presento siempre es algo que yo defiendo desde mi verdad. Mientras pueda hacer las cosas con verdad no habrá ningún problema. No me preocupa. El reto está en ser valiente para hacer lo que necesitas y no lo que esperan de ti. Hasta ahora yo siempre lo he hecho así.

Eres músico, intérprete, compositora, productora, actriz … Esta forma integral de abordar la creación obedece a una necesidad artística o forma parte de alguna estrategia premeditada? Yo sólo soy músico. Lo que me siento es músico. Pero la música se compone de muchas partes que están relacionadas y que me atraen. A mí me gusta componer y me gusta el trabajo de producción, que es como una manera divertida de jugar a ordenar las texturas y los timbres. Pero yo básicamente me siento músico. El resto de actividades creativas en que m’implique tienen que ver con mi pasión por descubrir nuevos lenguajes. Me apasiona el arte y juntarse con gente de otros lenguajes artísticos, contar una historia desde diferentes ópticas. En todo esto no hay ningún tipo de estrategia. Todo sale de forma natural, sin premeditación. Yo siempre he estado rodeada de gente que hace cosas.

A nivel musical, a la hora de crear, si pienso mucho las cosas. Lo preparo todo mucho antes de subir al escenario para, cuando llega el momento, poder sacar el animal.

Tus referencias musicales son muy variadas (música tradicional, popular, jazz, clásica, folk, pop …) ¿Qué referentes extramusicales tienes? Mis referentes son siempre las personas que conozco. Personas cercanas que suelen ser gente anónima, a quien puedo mirar a los ojos y ver cómo van evolucionando y como siguen en la vida. Desde mis padres a mis amigos o personas con quienes me he encontrado en la vida. Ellos son mis referentes y los que verdaderamente me impactan.

Con la nueva película de Eduard Cortés, has entrado en el terreno social y reivindicativo. Como percibe una artista como tú la realidad política que nos rodea? A mí no me toca hablar de política porque no sé lo suficiente. Yo sé hablar de emociones y sensaciones, de cómo me siento. En asuntos políticos me siento muy cansada, decepcionada y triste de ver el morro que puede llegar a tener la gente. Aunque tengo esperanza en que las cosas puedan mejorar …

Háblanos del concierto “Entre cuerdas” que el 5 de marzo llevarás en Valencia … No es un concierto de clásica, sino una actuación con un cuarteto de cuerdas y Silvia cantante unas canciones que en el fondo son muy populares, sin un estilo particular. Siempre he tenido el objetivo de dar a entender que los repertorios que interprete no tienen por qué pertenecer a ningún estilo. Me gusta que al final sean canciones y emociones. Quiero sacar las cabezas los tópicos y las etiquetas. A más, este espectáculo me hace sentir muy contenta por varios motivos. Se trata de la culminación de un sueño que tenía desde que estudiaba en la ESMUC de Barcelona. Cuando allí escuchaba un cuarteto de cuerda, pensaba “algún día me gustaría hacer eso, cantar sólo con eso”. Cuando el Auditorio Nacional de Madrid me hizo la propuesta de un programa clásico barretjat con moderno pensé, “esta es la oportunidad” y elegí un repertorio que me fuera muy familiar y cómodo de canciones que me han acompañado siempre , para tener un punto de referencia estable. Nos repartimos los arreglos con dos amigos y yo misma, y ​​empezamos a trabajar con el quinteto de cuerda.

Ya lleváis varios conciertos juntos … Sí, y en este tiempo, hemos trabajado mucho la relación entre nosotros. Ahora ya tocamos sin partituras! (Río) Puede parecer una tontería pero es importante, porque las partituras pueden ser una barrera de protección hacia el público y que usan excesivamente la parte matemática de la cabeza. Si sacas las partituras, conectado con tus emociones y el grupo comienza a interactuar de una manera mucho más bestia.

Sobre tu futuro, qué sueño no estás dispuesta a renunciar? De entrada, pienso que no se ha der renunciar a ningún sueño. En mi caso, música la haré toda la vida, pero también tengo ganas de viajar, sentirme libre para poder seguir disfrutando de este trabajo que, por otra parte, es un verdadero lujo. El año que viene tengo ganas de parar un poquito más, de componer …, tener más tiempo para estar con mis. Yo deseo hacer música toda la vida pero no con obsesión, sino disfrutando, viviéndolo con felicidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *